diosesamor.cl - Leche y Miel

Leche y Miel

… Jehová nos saco de Egipto... y nos trajo a este lugar...“Tierra que fluye Leche y Miel” (Deuteronomio: 26: 8-9)

Leche = Palabra de Dios.

Miel   = Amor de Dios.

Como discípulos de nuestro Señor Jesucristo debemos aceptar y vivir la palabra del Señor (Leche) cumpliendo cada frase dicha por nuestro Padre Celestial a través de nuestro Señor Jesús, sus santos Apóstoles y Profetas que siendo inspirados por el Espíritu Santo escribieron maravillosos libros que hoy en día debido a diferentes concilios y extensas reuniones a partir de los años 300 D.C dieron el nombre al libro más vendido y con mas vida en toda la tierra la Biblia, que a partir de esta experiencia que vivió nuestro Apóstol Hugo García y aquellos fieles del Señor que estaban con el en aquel retiro que surge en el año 1999 le damos el nombre de Leche que representa la palabra de Dios que fue creada para que la aceptemos y la cumplamos cabalmente todos los días de nuestras vidas.

Dios hace entender a nuestro Apóstol Hugo García lo importante que tiene que ver el amor de Dios y la palabra del Señor en la vida del creyente y de aquel que quiere seguir los pasos del Señor Jesús, sobre todo cuando los doctores de la ley le preguntan al Señor en  (San Marcos 12:28-31) ¿Cuál es el primer mandamiento? Estos versos demuestran lo fundamental de aquella experiencia que Dios le revela… amar a Dios, amar al prójimo no hay mayor mandamiento que éstos.

 

Los discípulos del Señor fueron fieles al entender la visión que Jesús desarrollaba, partiendo con el Apóstol Juan en (1 de Juan 3:11) este es el mensaje de Cristo  que os améis. La iglesia primitiva daba vueltas y vueltas en esto por lo cual Juan siguió insistiendo a lo que Cristo dijo días antes de morir en (San Juan 13:34) que os améis los unos con los otros esa era la visión del Señor y la que seguían sus Apóstoles.

Cuando vino el Espíritu Santo en el Pentecostés trajo un avivamiento de AMOR porque JESUS es AMOR (Romanos 5:5) el amor que entregaban los discípulos del Señor era el mismo amor con el que Cristo vivió en la tierra, fue el único amor que pudo sostener a los discípulos en instancias tan desfavorables y difíciles de soportar en sus vidas ministeriales, la persecución de Pablo, la muerte de Jacob, el encierro en la cárcel que le dieron a Pedro, el destierro de Juan en la Isla de Patmos y muchos sucesos más que vivieron  los santos Apóstoles, pero frente a eso ¿cuál era la visión que nunca perdieron?, ¿cuál fue el lenguaje que nunca terminaron de ocupar? ¿Cuáles fueron las palabras de Jesús en sus últimos días en esta tierra? (1 de Pedro 4:8) “ANTE TODO”… tener ferviente amor los unos con los otros (San Lucas 7:47) siembra amor y cosecharás amor.

Filipenses 1:9-10 era lo que el Apóstol Pablo pedía en oración todos los días, todas las mañanas, que el amor abundara en la vida de los creyentes para que aprobaran lo mejor a fin de que fueran sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, aquella palabra aprobar viene del griego “dokimázo” que en el castellano quiere decir, distinguir, comprobar, examinar, llegamos a entender que el amor de Cristo, la Miel, hace que se aclaren nuestros ojos espirituales como lo vivió Jonatán en (1 de Samuel 14:25-29) aquel hombre de Dios gusto tan solo un poco de esa Miel que brotaba de aquel panal, al igual que el Apóstol Pablo que era un hombre que vivió su ministerio con los ojos aclarados porque del día en que Ananías le puso las manos en sus ojos (Hechos 9:8-19) fueron aclarado, el amor de Dios lo impactó, fue en ese instante que el Espíritu Santo entró profundamente en la vida del Apóstol Pablo y conoció la Miel, de echo en (Efesios 1:15-18) le menciona a los santos y les dice que Dios les dé el espíritu del conocimiento y revelación alumbrándole los ojos porque él al igual que Jonatán gustó de la Miel y fueron alumbrados los ojos.

Todos eran acrecentados y fortalecidos en el amor, era la visión que había dejado Cristo y que ellos con diligencia cumplían cabalmente (Efesios 3:14-17) por esa causa doblaba las rodillas para que la iglesia de Cristo fuera cimentada en el amor, si nosotros llegamos a aquella instancia del amor estaremos conectados con la integridad y la sinceridad.

Dentro de todos los síntomas de alguien que tiene el amor destacamos estos, que se instale la sinceridad en nosotros, que seamos irreprensibles actuando con verdad y que tengamos nuestra vida llena de frutos de justicia que en el fondo es el resultado final de un creyente por medio de JESUCRISTO para alabanza de Dios (1 de Tesalonicenses 3:10-13) que repetitivamente era la oración de los Apóstoles.

 (2 de Corintios 2:4) de Pastor a oveja el Apóstol Pablo les mencionaba con lágrimas en sus ojos el inmenso amor que les tenía a ellos que eran sus hijos espirituales, es el verdadero evangelio (San Juan 17:26) Cristo dijo “Les daré a conocer tu nombre que es igual a enseñarles la palabra de Dios, en el fondo Cristo se preocupó de darle la leche espiritual y hablarles de Dios Padre, enseñándoles la verdad y todos los estatutos que se resumían en los 2 grandes mandamientos ... Amar a Dios, Amar al prójimo. Y Cristo les sigue diciendo “y les daré a conocer aun” porque el hijo de Dios tiene que estar permanentemente dependiendo de la palabra de Dios, entonces es allí el momento en donde se manifiesta aquella Miel pura y sana porque de lo contrario si no está la palabra en uno la experiencia se pierde. Dar a conocer el nombre, es que DIOS nos lleve al principio que son los primeros rudimentos, esto de volver al principio es nuevamente indagar en aquel primer mandamiento (Deuteronomio 6:1-5) Dios tuvo que venir y establecer con disciplina los mandamientos para que se manifestara la Miel, (Deuteronomio 7:12) aquel profundo amor tiene que venir de parte de Dios pero antes debemos “aceptar y cumplir la palabra” entonces con el AMOR CON QUE NOS AMÓ le amamos a Él.

(Colosenses 3:16) cuando hay abundancia de leche en mi vida aquella palabra de Dios me introduce en el Reino del amor Dios y me establece sólidamente con una vida llena de Integridad caminando confiando en el Señor (Proverbios 10:9)

Para que venga aquel amor profundo simbolizado en la Miel tenemos que estar condicionados a algo 1.- Conquistar algo que está entregado pero que su entrada está bloqueada por Gigantes que impiden ver aquella tierra que fluye, vemos grandes bendiciones pero aquellos Gigantes no dejan pasar de acuerdo a eso Dios nos mostró en el año 1999 en aquel retiro de 6 meses que aquellos Gigantes eran los detractores que están en la vida interior de los creyentes como por ejemplo; cosas muy amadas que no queremos sacar de nosotros, nuestros hijos, nuestra novia, nuestra madre, también cosas de la carne como los celos, envidias, codicias, legalismo, prejuicios y cosas materiales que se ponen en nosotros como un plasma, un notbook, un celular último modelo que si le hacen algo reaccionamos de una mala forma y no demostramos que Cristo vive en nosotros y tantas cosas más en las cuales Cristo hace hincapié mencionando en (San Lucas 14:33) aquel que no renuncia, aquel que no saca el Gigante no puede ser discípulo del Señor (San Marcos 10:29-31) este tipo de renuncia si lo vemos naturalmente es imposible hacerlo por eso los discípulos en San Marcos 10:26 preguntan, ¿Quién puede ser salvo?, pero Cristo dijo en el verso 27 para los hombres es imposible pero para Dios es posible, la renuncia nuestra tiene que ser espiritual para que sea derribado el Gigante, cuando la renuncia es natural no se puede pero cuando es con el Espíritu si se puede como lo hizo Abraham con Isaac (Génesis 22:1-2,5) debemos renunciar con todas nuestras fuerzas porque el cuchillo que tomo Abraham no era de “GOMA” Abraham en el fondo no iba a matar a Isaac la muerte era para el mismo que él muriera a su Gigante que era su hijo, que lo amaba demasiado, con exceso debido a esto ya no fue necesario que Abraham matara a su hijo porque en el bosque ya había renunciado a su Gigante, Dios lo premió y Abraham ya estaba capacitado para recibir la más grande bendición que nosotros pueblo que no era suyo pero que ahora por medio de Jesús también podemos alcanzar a través de la obediencia (Génesis 22:16-18)… Serás bendición.

(Deuteronomio 1:20-21) Dios mandó al pueblo de Israel a tomar posesión de la tierra que les había prometido solo tenían que subir, para esto Dios mandó a 12 espías que representaban las 12 tribus de Israel de los 12 solamente 2 vieron la tierra buena (Números 14:6-9) (Números 13:30) mientras que los otros 10 se espantaron de aquellos Gigantes y cuando bajaron al pueblo sus comentarios intimidaron a Israel (Números 13:25-29, 31-33). Josué de la tribu de EFRAÍN y Caleb de la tribu de JUDÁ vieron la tierra y captaron que era tierra buena en la cual fluían leche y Miel, sabiendo que si ellos agradaban a Jehová, Jehová les entregaría aquella tierra. Pasado el tiempo Dios acaba con toda aquella Generación (Deuteronomio 1:34-39) Josué, Caleb y los niños entraron en aquella tierra y la conquistaron (Josué 11:16-23) Nosotros tenemos que derrotar nuestros Gigantes y entrar a la tierra porque Dios nos quiere entregar LECHE Y MIEL, así como también Cristo comió la Miel (San Lucas 24:41-43), fue esparcido ese amor en la tierra nosotros tenemos que comer esa Miel abrir nuestros ojos espirituales y aceptar la palabra del Señor y ponerla por obra.

Experiencia:

En el año 1999 Dios mete a nuestro Apóstol Hugo García a un retiro que suponiéndose demorar 3 días terminó durando 6 meses en el cual muchas revelaciones surgieron de las cuales hoy en día marcaron al Ministerio Dios es amor.

Esta que acabamos de compartir tiene el nombre de Leche y Miel, los últimos meses de aquel retiro Dios le muestra y le revela Deuteronomio 1:21 y le dice que tienen q subir y tomar posesión de la tierra en la que fluía LECHE Y MIEL. Los hermanos que estaban con él abriendo los ojos espirituales debido a muchos ayunos y muchas horas de oración, aquellos seres queridos que lucharon por el Ministerio vieron la tierra prometida pero a la vez vieron Gigantes que tenían bloqueada la entrada de aquella tierra, vieron grandes bendiciones y una hermana le dijo al Apóstol que habían 2 manos blancas que se le presentaban en un pecho y le decían que renunciara a la madre de ella, el Apóstol entendió que todos tenían que ir renunciando a sus novios, padre, hijos etc. Y a medida que ellos con un gran lloro lo hacían los Gigantes iban desapareciendo de la entrada de aquella tierra y aquellos hermanos comían la Miel, con sus manos la llevaban a su paladar, al mismo tiempo las expresiones físicas  que ellos demostraban eran de un entrañable y profundo amor hacia Dios y los hermanos, fue allí cuando se dio cuenta que el amor de David y Jonatán era netamente lleno de Miel, fue el mismo amor que Cristo entregó y que los  santos Apóstoles predicaban, era un amor sobrenatural (Ezequiel 3:1-2) es igual a la leche espiritual y debido a esto se le manifestó la Miel porque aquel Profeta ya estaba apto para ir y hablar a la casa de rebelde de Israel debido a que había conocido la LECHE Y LA MIEL.

La Miel viene de Cristo, cuando Cristo se va y deja al Espíritu Santo el muere a lo de ÉL y se manifiesta la Miel, Juan en sus últimos días en patmos vivió una nueva experiencia, EL Señor le dijo VE, TOMA EL LIBRO = LECHE y cómelo, este fue amargo en el vientre pero dulce en sus labios

 (Jueces 14:8-9) para que el León que representa a Cristo diera la Miel tuvo que estar Muerto, espiritualmente hablando Cristo moría cada día a lo suyo propio para entregar la buena Miel debido a que EL es el león de la tribu de JUDÁ (Apocalipsis 5:5).

Es por eso que tenemos que morir cada día a nuestras pasiones y entregar aquella Miel que Dios quiere derramar hacia nosotros antes bien, aceptando y cumpliendo cabalmente la palabra del Señor. (1 de Corintios 15:31)

Dios les bendiga con un eterno amor y una vida abundante de la sana doctrina de Cristo.

 Apostol Hugo garcia

Comentarios  

 
+1 #1 30-03-2011 22:17
GRACIAS OBISPO POR ACOGERNOS ENTRES SUS REGAZOS, NUNCA NOS OLVIDAREMOS, DE SU EJEMPLO INCONDICIONAL, DE PASIÓN Y HAMBRE POR SU PRESENCIA...
LO ADMIRAMO COMO UNOS AQUELLOS QUE DIOS LO TIENE ESCOGIDO, COMO UN AVIVADOR PARA ESTOS TIEMPOS.... NO SE OLVIDEN DE NOSOTROS JAMÁS, QUE DIOS LE BENDIGA A USTED, FAMILIA Y MINISTERIO...
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar